In English (866) 963-9353
PO Box 975428
Dallas, TX 75397-5428
Blog Sep 14, 2020

Cómo preparar una vivienda para el invierno

Sin categorizar

Estamos aquí para ayudar

Con la caída de la temperatura y los días que se vuelven más cortos, posiblemente se pregunte si es momento de comenzar a pensar en el invierno ya. La respuesta a esta pregunta es bastante simple: ¡Sí! El tiempo transcurre rápidamente, pero no quiere que transcurra tan rápido como para encontrarse repentinamente en medio del invierno congelado dentro de su vivienda con el toque adicional de facturas de energía astronómicamente altas.

En lugar de enfrentar estas desagradables consecuencias, dé inicio al proceso de preparar su vivienda para el invierno y tome medidas ahora para estar preparado para el invierno una vez que llegue.

SEGUIR ESTOS 8 PASOS LE MOSTRARÁ CÓMO PREPARAR SU VIVIENDA PARA EL INVIERNO

1. Limpiar las canaletas de su vivienda

Limpiar las canaletas es una tarea que la mayoría de las personas no disfruta dado que sacar las escaleras y eliminar la suciedad es un trabajo sucio. Cuando se trata de prepararse para el invierno, posiblemente no parezca la táctica más lógica para preparar su vivienda, pero hay un método para esta locura. El motivo por el que es importante es porque sirve como medida de precaución dado que un escenario muy real durante el invierno involucra la obstrucción de los drenajes, la contención de agua arriba y luego, su congelamiento.

Esa agua congelada impide el cauce del agua que todavía no se ha congelado y puede, en última instancia, provocar goteras en su casa. Se recomienda limpiar las canaletas al menos dos veces por año, en el otoño y la primavera, pero controlarlas antes de que comience el invierno es definitivamente una forma de evitar incurrir en costos de reparación innecesarios.

2. Bloquear fugas de aire

Con el tiempo, los daños producidos por el clima y la antigüedad pueden provocar pequeñas aberturas dentro de su hogar. Durante los meses más fríos o momentos de viento excesivo, estas grietas permiten el ingreso de aire a su hogar. Desafortunadamente, dado que las fugas son tan pequeñas, con frecuencia pasan inadvertidas y tampoco se reparan. Afortunadamente, son más fáciles de detectar de lo que cualquiera pensaría.

Cuando está en el interior de su vivienda, intente buscar áreas en las que se sienta una corriente de aire. Desde allí, enciende una varita de incienso y la sujeta en alto en las zonas que detecta. Si advierte que el humo se dirige hacia afuera hacia la ubicación de los orificios en las paredes, esto significa que hay una grieta allí. Para sellarlas, deberá aplicar masilla a las áreas con fugas. También puede colocar barridos en las puertas debajo de las puertas exteriores para reducir adicionalmente el aire que ingresa a su vivienda.

3. Aislar el ático

Si bien aislar el ático puede representar un costo de dinero, el proceso lo justificará con rapidez. En el caso de las áreas sujetas a climas fríos, el aire gélido puede disminuir la temperatura del ático y esto hacer que se incrementen sus costos de calefacción. Mantener el calor dentro del ático a través de aislamiento puede ahorrarle el 50 por ciento del costo de la calefacción del hogar, en función de determinados factores.

Puede elegir la opción con un costo un poco más elevado y contratar un auditor para que inspeccione su vivienda y lo encamine hacia una mayor eficiencia general, o puede tomar medidas por su cuenta. Para aislar el ático, debe tener un mínimo de 12 pulgadas de aislamiento. Además, asegúrese de reparar las fugas que pueda haber en el techo dado que el agua que pueda ingresar puede poner en riesgo la integridad del aislamiento a causa del moho y la humedad.

4. Comprobar los conductos

Para aquellos con un sistema de calefacción y refrigeración, los conductos son el medio de distribución del aire por toda la vivienda. Dado que son necesarios para que las viviendas reciban circulación, asegúrese de que los conductos estén conectados y aislados como deberían. En la mayoría de las viviendas, es frecuente escuchar que se pierde entre el 20 % y 30 % del aire en circulación a partir de fugas o malas conexiones en los conductos.

En algunos casos, las viviendas pueden perder hasta el 60 % del aire caliente antes de que llegue a su destino final. Es prácticamente lo mismo que desperdiciar 60 centavos por cada dólar que gasta en calefacción. Si bien es posible inspeccionar los conductos por su cuenta, probablemente obtenga mejores resultados si solicita a un profesional capacitado que visite su vivienda para realizar las pruebas. No solo hará un análisis más exhaustivo, sino que lo ayudará a ahorrar a largo plazo.

5. Invertir el ventilador de techo

La mayoría de nosotros desconoce el hecho de que el aire caliente sube, pero cuando está asentado cerca de la parte superior del techo, no hay ningún beneficio. Afortunadamente, hay una forma de hacerlo bajar y calefaccionar sus espacios, y esto es a partir del ventilador. Tradicionalmente, los ventiladores se usan para hacer circular el aire durante períodos cálidos, dado que el giro contrario a las agujas del reloj expulsa el aire hacia abajo y ayuda a combatir el calor.

Muchos ventiladores vienen también con una configuración para invierno que permite hacer que giren en la dirección opuesta y producir el efecto contrario. Los ventiladores que giran en el sentido de las agujas del reloj expulsan el aire cálido hacia abajo y calefaccionan las habitaciones. En este invierno, asegúrese de que sus ventiladores de techo expulsen el aire hacia abajo donde usted y su familia pueden aprovechar el calor.

6. Envolver las cañerías

Un riesgo del invierno, especialmente si vive en una casa antigua, es la posibilidad de que las cañerías se congelen. El agua de las cañerías se congela y expande, y esto puede provocar la explosión de las cañerías. Hay medidas preventivas que puede tomar par evitar esto, por ejemplo, envolver sus cañerías con fundas de goma espuma o aislamiento de fibra de vidrio. Estos materiales son fáciles de encontrar en su ferretería local y pueden colocarse mejor alrededor de las tuberías que atraviesan espacios estrechos no calefaccionados, sótanos o garajes.

Mientras envuelve las cañerías, asegúrese de que el medio de aislamiento que usa sea hermético, dado que las cubiertas sueltas pueden hacer que las cañerías suden. El líquido que esto produce podría exponer el aislamiento al agua, y esto podría dañarlo. En el caso de que las tuberías exploten, no olvide cerrar el suministro de agua y llamar a un plomero.

7. Limpiar su chimenea

Algunas personas dependen del calor que produce la chimenea durante el invierno para calefaccionar sus hogares. En la preparación para la siguiente serie de meses fríos, recomendamos que limpie su chimenea con anticipación. Si bien la frecuencia con la que necesite limpiar su chimenea puede variar en función de la frecuencia de uso, la mayoría considera que es mejor controlarla todos los años. En el caso de que solo la use unas pocas veces por semana, posiblemente pueda controlarla una vez cada dos años. La limpieza de la chimenea presenta numerosos beneficios, el primero y más importante es la seguridad.

Con el tiempo, la combustión que produce la chimenea deja residuos dentro del canal y puede ser un riesgo de incendio dentro de la chimenea. A veces, las chimeneas también se obstruyen y esto evita el escape de humos perjudiciales, y aumenta las posibilidades de envenenamiento por monóxido de carbono en el hogar. Además, la acumulación reduce la eficiencia general de la chimenea, lo que implica que, para mantenerse calefaccionado, deberá quemar más combustible. Al controlar regularmente su chimenea, podrá detectar problemas y reducir el costo que posiblemente deba afrontar más adelante para su reparación.

8. Instalar un termostato programable

Para aquellos que todavía dependen de termostatos manuales, un cambio para tener en cuenta antes de la llegada del invierno es uno programable. Estos termostatos pueden ajustar la temperatura dentro de su vivienda sobre la base de una configuración preseleccionada, y la configuración para los dispositivos no es demasiado difícil. Una vez instalado, el termostato lo ayudará a mantener una temperatura ideal dentro de su vivienda sin forzar a los propietarios a hacer demasiados ajustes.

Puede ahorrar una gran cantidad de dinero si ajusta la temperatura del termostato mientras está trabajando o dormido. También es útil saber que ajustar la temperatura interna solo uno o dos grados para reducir la diferencia entre esta y la temperatura exterior puede reducir sus costos de energía varios puntos porcentuales por mes.

Nunca es demasiado pronto para comenzar a pensar sobre preparar su vivienda para el invierno

Para el momento en que comience a pensar en preparar su vivienda para el invierno, el invierno prácticamente habrá llegado. La vida transcurre rápidamente y se presentan emergencias. Por lo tanto, comience a planificar sus acciones ahora antes de que olvide por completo preparar su vivienda para el invierno. Su vivienda se sentirá más cómoda y probablemente ahorrará dinero antes incluso de que llegue la estación.

Lo que dicen nuestros clientes

¡Vea por qué nuestros clientes dicen que somos el mejor proveedor de electricidad en Texas!

Pagos accesibles y fáciles de efectuar

Me preocupaba conseguir electricidad para mi casa a través de una compañía de prepago. Estuve llamando a varias compañías para consultar las diferentes tarifas y luego tuve que pasar por la moles…

Christine M. en Killeen

Cliente satisfecho

Llevo varios años con esta compañía y me siento muy satisfecho desde entonces. Incluso cuando me mudé, hicieron que esta situación normalmente estresante fuese y nada problemática La recomiendo…

Julia L. en Webster

Long term customer

I have enjoyed the service for 2 years now. In the beginning this service was planned to be temporary but with the service being so effective for me i decided to keep it for the long haul. I’m a happy customer.

Kalandra H. en McKinney